¿Pueden las divisiones internas decidir los resultados de las parlamentarias del 6D?

FRANZ VON BERGEN

El 6 de diciembre es una elección de detalles. Ese día no se realizará una sola votación nacional, habrá comicios en 87 circuitos, 24 entidades federales y 3 circunscripciones indígenas: 114 elecciones en total. Cada una presenta un número variable de votantes y nominados, por lo que factores como las divisiones internas, cuya importancia tiende a diluirse en comicios generales con un mayor número de electores, cobran más peso que nunca.

Un total de 35 de esas elecciones serán clave para definir qué grupo político controlará la próxima Asamblea Nacional. Serán en igual número de circuitos electorales, en los que  se reparten 51 diputados nominales. 27 de esos espacios han mostrado una tendencia histórica reñida en los últimos 5 procesos y en ellos se elige a 37 parlamentarios. En los 8 restantes se escogen 14 y han tenido una ligera inclinación hacia el chavismo. La MUD está obligada a ganar en todos los lugares del primer tipo y al menos 6 diputados del segundo grupo para poder controlar el Parlamento. Eso es difícil, pero en buena medida posible si se estudian los números que arrojan las encuestas.

divisiones

divisionesinternas

La selección de 27 de esos 51 diputados clave pudiera ser afectada por divisiones internas considerables que tienen la oposición, el chavismo o ambos en algunos de estos espacios cruciales.

Las fricciones amenazan solo a la MUD en 7 espacios que reparten 11 parlamentarios, mientras que el PSUV es el único afectado en 6, con 10 legisladores en juego. En otros 3 circuitos con 6 escaños por repartir ambos grupos se presentan divididos.

“Los candidatos independientes parecieran tener pocas opciones reales de triunfo. El único que pudiera sorprender es el diputado Eduardo Gómez Sigala, en Lara. Sin embargo, en otros lugares es posible que le resten votos a uno de los dos bandos mayoritarios y ayuden al otro”, alerta el consultor político Oswaldo Ramírez, jefe de la firma ORC Consultores.

La encuesta de Venebarómetro en septiembre indica que 28% de los interrogados dijo querer votar por opciones independientes. Sin embargo, este bloque tiene pocas probabilidades de victoria debido a que no está unificado, por lo que su mayor influencia sobre los resultados finales estará en cuántos votos logra restar a las principales opciones y si eso perjudica más a un bando que a otro.

El problema opositor. La MUD presenta divisiones considerables y riesgosas en Amazonas, tres circuitos de Anzoátegui, Aragua, Bolívar, Falcón, Miranda, Nueva Esparta y Táchira.

En seis de esos estados, Min Unidad, la tarjeta azul que está al lado de la MUD en la boleta electoral y también se identifica con la palabra “Unidad”, tiene candidatos propios que pudieran llevarse votos por confusión.

En el pasado ha quedado demostrado que esta situación puede ser costosa. Por ejemplo, en las presidenciales de 2012 Henrique Capriles perdió más de 1% de los votos debido a unas tarjetas que lo dejaron de apoyar y se presentaron en la boleta con su cara. Aunque suene poco, si esos comicios hubiesen sido parlamentarios la oposición habría perdido dos diputados por esa razón.

Además, dos ex gobernadores de Copei se lanzaron como candidatos de partidos distintos en Falcón y Táchira. Se trata de Aldo Cermeño, en el circuito 3 del primer estado, y Sergio Calderón, en la circunscripción 4 del segundo.

“Táchira es el estado en el que la MUD tiene su mayor intención de voto en este momento, por lo que Calderón muy difícilmente influirá. El caso de Cermeño es más complejo debido a que las diferencias son más cerradas. Él podría restar votos si la gente recuerda su gestión”, advierte Ramírez.

A Cermeño lo apoya Min Unidad, por lo que su campaña puede aplicar la estrategia de presentarse como la opción opositora.

El conflicto chavista. Aunque el chavismo intentó evitar el surgimiento de candidaturas disidentes que pudieran perjudicar sus opciones, varios grupos lograron inscribir candidatos.

Dirigentes de Marea Socialista se postularon en Bolívar, Falcón, Táchira, Mérida, Trujillo, Guárico, Portuguesa, Miranda, Delta Amacuro, Sucre, Anzoátegui y Aragua.

El coordinador nacional del grupo, Gonzalo Gómez, aseguró que son especialmente fuertes en Falcón y Bolívar, estados en los que pudieran tener influencia en cinco circuitos clave en los que se elige a ocho parlamentarios.

“Los votos que pierda el PSUV no se deben a nuestra presencia. Nuestra presencia más bien se debe a la pérdida de apoyo que ha tenido el gobierno en los últimos años por su conducta sectaria y la falta de tolerancia ante la crítica”, afirma Gómez.

El chavismo está en riesgo por divisiones en circuitos de Caracas, Bolívar, Zulia, Barinas, Miranda, Monagas y Falcón.

Anuncios

Un comentario sobre “¿Pueden las divisiones internas decidir los resultados de las parlamentarias del 6D?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s