Maduro salta de enemigo en enemigo para recuperar votos

Franz von Bergen

Ante la caída de la popularidad del chavismo, el Gobierno utiliza de una de sus herramientas típicas y favoritas: la tesis del enemigo externo para cohesionar a su base de seguidores promoviendo el nacionalismo.

En marzo y abril, luego de que Estados Unidos sancionara a siete funcionarios venezolanos por sus prácticas en contra de los derechos humanos, Maduro habló sobre este tema en todas las oportunidades que apareció en televisión. Según números de Datanálisis, esto le ayudó a que la aprobación de su gestión subiera de 24% a 28%, aunque luego cayó nuevamente a 24% en julio.

madurotemas

Ese mismo mes intentó repetir el beneficio abordando el tema del diferendo limítrofe con Guyana, del cual habló durante 84,2% de las veces que apareció en televisión desde el 5 de julio.

Como esto no le reportó mayores beneficios, se enfrentó con Colombia, asunto del que habló en 82,7% de sus actos televisados entre el 19 de agosto y el 24 de septiembre, periodo en el que sólo tocó el tema de Guyana en 10% de sus apariciones. Luego de reunirse con Santos y encarrilar las relaciones con Bogotá, volvió a hablar del tema de la zona en reclamación.

Aumento del clientelismo

Como la tesis del enemigo externo no funciona con todo el electorado, la otra herramienta utilizada es el clientelismo.

Entre agosto y septiembre Bolipuertos reportó la llegada al país de más de 60.000 toneladas de alimentos que serán distribuidas en abastos populares, donde compran los electores que al gobierno le interesa reconquistar.

El sábado 19 de septiembre se activaron 1.190 operativos de mercados populares en los cuales se repartieron 6.500 toneladas de comida, según el ministro de Alimentación, Carlos Osorio. La cantidad importada permite hacer operativos similares todos los sábados que quedan hasta el 6 de diciembre, pero no sería suficiente para abastecer el país de manera regular, según calculan expertos.

Además, el gobierno ha traído carros para entregar a través de la misión Transporte, por la cual esperan más de 20 mil taxistas; planea aumentar el número de pensionados; adjudicar más viviendas e inaugurará grandes obras, como la estación Bello Monte del Metro de Caracas.

Desde abril el presidente Nicolás Maduro toca el tema de las misiones y otros programas sociales en 77% de los actos televisados que ha realizado, según un conteo propio.

Además, en varias oportunidades ha advertido que la oposición limitaría los créditos adicionales si controla la Asamblea Nacional, lo que repercutiría sobre las ayudas que puede otorgar el Estado.

También desde abril, en los actos oficiales del jefe del Estado han sido transmitidas 26 inauguraciones, entre las que destacan escuelas, centros de distribución de alimentos y obras de infraestructura, tratando de dar la idea de que el gobierno sigue cosechando logros a pesar de la crisis económica.

La entrega de ayudas no se limita a Maduro. Los candidatos del PSUV se aprovechan de los recursos públicos para donar bienes públicos, como canaimitas y artefactos electrodomésticos, a electores durante actos de campaña.

“A partir de ahora la narrativa del oficialismo se apalancará en tres grandes cosas: 1) nuestros candidatos son los del pueblo, 2) Maduro tratará de ser nombrado lo menos posible y 3) chantajear con el tema de que su triunfo es el único que garantiza la gobernabilidad”, advierte el consultor Oswaldo Ramírez.

Trabajo aparecido inicialmente en El Nacional

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s